Método Lego Serious Play para solucionar problemas como jugando.

Método Lego Serious Play para solucionar problemas como jugando.

Todos recordamos los ladrillos de Lego, esas piezas de colores con las que jugábamos de niños a construir castillos, buques, pistas de carreras y  zoológicos. Hoy se han convertido en herramientas que les permiten a empleadores y empleados, descubrir sus emociones, frustaciones, fortalezas o debilidades a través del juego. Y es que a partir de la ejecución de talleres que contienen poderosos mensajes, se pueden solucionar o mejorar los procesos dentro de las empresas, siempre y cuando, todos los participantes estén dispuestos a comunicarse.

Contar una historia es el objetivo del método LEGO SERIOUS PLAY, el cual permite una interacción a tiempo real entre los colaboradores de una empresa, desde el presidente hasta el operador de servicio. Lo importante es que todos los que participan de los talleres digan su verdad, como jugando. En nuestro país, existen facilitadores certificados, quienes aplican diversas técnicas para conseguir la mayor cantidad de información de los participantes.

Uno de ellos es Luis Delgado, Gerente General de la consultora en Gestión de la Innovación, LAPSUS, quien afirma que este método ayuda a la gente a pensar distinto. “Considero que el juego es importante dentro de las organizaciones porque permite que los colaboradores puedan rendir más. El juego hace que las personas puedan sacar a relucir su lado innovador y creativo, lo que al final, será beneficioso para la empresa. Este método, mejora la capacidad de aprendizaje y hace posible reuniones más productivas, de manera que los colaboradores puedan explotar todo su potencial”.

Por su parte, Diego Rotalde Consultor UX, de la compañía Amable dice que el método sirve para mejorar la comunicación entre las personas, e incluso llegar a la resolución de cualquier problema. “El juego es la forma natural del ser humano de aprender y desarrollar nuevas capacidades. Es a través del juego con los ladrillos de Lego, que los participantes pueden desbloquear su imaginación y participar de una dinámica grupal enganchados al 100% de sus capacidades y donde su voz pesa igual que todas las otras. La toma de acuerdos en un espacio así, donde cada participante es valorado y escuchado, es única pues están vinculados emocionalmente al resultado, estén en el cargo que estén”.

Pero, ¿Qué diferencia a esta metodología de las otras técnicas? Cada facilitador tiene su propio punto de vista.

“No puedo hablar sobre otras metodologías de facilitación. Cada cual tiene sus fortalezas y bemoles. Lo que sí creo es que lo que hace especial a LEGO SERIOUS PLAY, es cómo engrana el concepto de “juego serio” en el contexto del trabajo. Dos cosas que tradicionalmente, no podían ir juntas. La metodología permite construir “cosas” y luego le da libertad al participante de armar una historia alrededor de lo construido. Si un rectángulo rojo en un modelo es un teléfono, pues lo es y punto”, señala Diego Rotalde.

Luis Delgado afirma que esta metodología es diferente porque a través de modelos creados con las fichas de Lego, los participantes pueden recrear situaciones reales que ocurren dentro de la organización. Abordando los problemas de manera diferente o simplemente descubriendo cosas que probablemente no se habían explorado o tomado en cuenta por los lideres o jefes. La idea es que todos muestren sus intereses, tanto lo que les gusta, como lo que les disgusta pero siempre a través de modelos  armados por ellos mismos”.

ASUMIENDO RETOS

La responsabilidad de un facilitador dentro de los talleres, consiste en planificar una experiencia que extraiga la mayor cantidad posible de información de los participantes. En ese aspecto, la estructura del taller toma la forma que sea necesaria (dentro de los límites de la metodología). Los participantes de la empresa deberán adaptarse a las reglas del juego si quieren jugar.

“No es por gusto que la metodología plantea ciertas actividades en determinado  orden, y con una serie de límites entre los participantes. El método se ha ido mejorando año tras año. Por nuestro lado, en Amable hemos tenido la suerte de haber aprendido de uno de los primeros y más experimentados entrenadores, la importancia de seguir ciertas pautas para asegurar el éxito de las actividades de LEGO SERIOUS PLAY”, agrega Rotalde.

Para Luis Delgado, el mayor reto que deben afrontar, al principio, es el escepticismo  de los participantes, especialmente de los jefes o líderes,  ya que asocian los ladrillos con un juego de niños o una simple diversión.

“Esta situación no deja de ser cierta, porque hay colores y figuras de animales,  pero mientras se van involucrando más con la metodología, van soltando temas que ni ellos mismos sabían que existían, mucho menos el facilitador. Así, poco a poco, se van descubriendo problemas y cambiando las relaciones entre los colaboradores. El juego libera ciertos paradigmas que tenemos, porque en las reuniones siempre van con saco y corbata, mientras que en estos talleres, los participantes se sienten en la libertad de expresarse sin ser juzgados o criticados”.

Los empleadores que estén interesados en los talleres LEGO SERIOUS PLAY, deben saber que la metodología provee una manera eficiente de aprovechar la totalidad del conocimiento a través de la conexión mano-cerebro. Esto se debe a que al construir soluciones activamente con las manos, accedemos a un tipo de conocimiento del que no somos conscientes. Y finalmente, la metodología fomenta que los participantes usen el 100% de sus capacidades, en un escenario de innovación y cambio.